lunes, 27 de agosto de 2012

Mi locura, Amazon y un fragmento de mi siguiente novela

Levantarse un lunes de agosto y mirar las listas de Amazon, como es lo habitual para un autor que publica allí a ver qué ocurre, y descubrir, con las legañas aún haciéndote cosquillas, que tus dos novelas están en el número 15 y el número 18, respectivamente, de una lista de ventas de miles y miles de obras, y a un precio más o menos justo es la releche.

Recapitulemos hacia atrás, aunque supongo que no se puede hacia delante: la cosa es que mis novelas gustan a los lectores y gustan tanto que se las siguen recomendando de tal modo que "Escrita en tu nombre" lleva más de cinco meses entre las más vendidas, sin abandonar jamás la lista de los Top 100, y "La pintora de estrellas" lleva dos meses y medio y nunca ha bajado del número 30. Eso, qué queréis que os diga, es la releche para mí. No pensé que, sin tener una editorial detrás, pudiera llegar tan lejos. A quienes no conozcáis demasiado Amazon os diré que se publican allí más de cien mil novelas. Cien mil. Sí. Hasta Pablo Coehlo vende allí todos sus títulos en e-book, y a un precio irrisorio, que hay que fastidiarse, abusón.

Así que, compitiendo incluso con las novelas de este señor tan prolífico, estar entre los veinte primeros es un sueño, sobre todo porque además cometí la osadía de ponerlas a un precio alto para ser una autora desconocida por todos, vamos, que solo confiaban en mí mis mochuelos y mi madre, un cielo de madre; ni mi hurón se creía que esto no fuera una locura de las mías. Menos mal que, después de años, ya va aprendiendo que saco mis locuras adelante con mucho trabajo, perseverancia y fe. Pero yo le entendía; mira esta loca, ahora le da por escribir. Eso, más o menos, es lo que pensaron también todos mis amigos, mi suegra, mis cuñados y algún que otro agregado, cuando conté por ahí que estaba escribiendo una novela. En fin, peor es querer ser astronauta o político, digo yo. Pero es que yo no quiero ser astronauta ni político, yo soy escritora, y además ya sé que no voy a dejar de serlo. Aunque las editoriales se me sigan resistiendo, ya hay miles de lectores que me apoyan y que esperan con ilusión que publique, aunque sea en Amazon, mi siguiente novela.

Así que estoy increíblemente contenta hoy porque, de repente, me he dado cuenta de que si escribo novelas y hay lectores que quieren leerlas, es que no estaba loca y que puedo seguir escribiendo sin pedir permiso, que a veces da la sensación de que esto es una bomba de vacío en la que hace mucho que ni entra ni sale una gota de aire nueva. ¿O no? ¿Y qué más da? ¿No os parece? No podéis imaginaros cómo estoy disfrutando escribiendo mi siguiente novela y eso es lo que cuenta (por motivos ajenos a mi voluntad, he tenido que quitar el fragmentillo).
Y un poco de publi: mis dos novelas publicadas, en Amazon, a menos de 3 euros y sin DRM (puedes leerlas en cualquier lector, ¡ah! y si quieres piratearlas porque no tengas dinero para comprarlas, porfa, pídemelas y te las envío, así, al menos, sabré si te gustaron).


Por cierto, la fotografía la he encontrado en Internet, pero no recuerdo en qué sitio y no tenía atribuido ningún derecho de autor. Si conoces al autor o lo eres, dímelo y pondré tu nombre o quitaré la foto, según prefieras.

También puede interesarte:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...