viernes, 21 de noviembre de 2014

Reseñas de «La pintora de estrellas» en blogs y revistas literarias

Mis editores de Suma de letras y yo andamos ultimando los detalles de la publicación de «La pintora de estrellas» en libro, en formato de papel. Estará en las librerías en enero de 2015. Pero ya tiene mucho camino andado, aquí os dejo una recopilación con algunas de las opiniones que ha merecido. Mi pintora se ha quedado ya en muchos de vosotros.

  • En el club de lectores Con un libro entre las manos:
  • «Sentaros cómodamente, porque vais a descubrir una historia única. Aunque por separado pudiera pareceros que cada una de ellas ya la habíais leído o incluso visionado en antiguas películas, pues al ir pasando las páginas os encontraréis en movimiento constante, en sensaciones tan bien descritas que creeréis estar allí.»
     
  • En el blog literario Conversando entre libros:
  • "Una novela intimista y maravillosa"
     
  • En el blog literario Sin borrones, de Carmen Martínez Gimeno:
  • «¿Qué nos hace decidirnos por una novela? En mi caso, con frecuencia detalles triviales. Reconozco que me gustó el título de La pintora de estrellas y me pareció que Amelia Noguera era un buen nombre para una escritora. Me dejé llevar por la intuición y no me equivoqué.»
     
  • En el blog literario Un lector indiscreto, de Paco Portela:
  • «La pintora de estrellas es la segunda novela autopublicada por Amelia Noguera que rezuma plasticidad en todas sus páginas. Un lienzo elaborado cuidadosamente por su autora, trabajado con mimo y eligiendo los colores adecuados para que causen el efecto que ella quería en el lector. Desde el título hasta que dio por concluida la obra encierra un trabajo magnífico, que merece ser expuesto en los mejores museos del país.
    Estamos ante una historia que nos atrapa desde sus primeras páginas. Una historia en la que la autora logra mantenernos absortos en su lectura. La trabaja de tal forma que nos mantiene intrigados hasta el final en el que nos encontraremos con unas vueltas de tuerca que nos dejará sorprendidos. Un final como se merecía esta novela, en donde se ve cómo las últimas pinceladas fueron trabajadas a conciencia para que resultase una obra atractiva. Quien no haya leído La pintora de estrellas le animo a que lo haga y verá cómo disfrutará página a página y gozará de la frescura y el cariño con la que está escrita. Una verdadera joya literaria, sin duda.» 
  • En el blog literario El búho entre libros, de Pedro:
  • «Perfecta la unión entre la visión intimista de sus personajes (narración en primera persona de Violeta y de Diego, narración en tercera persona cuando volvemos al pasado) y un ritmo narrativo trepidante y en ascenso desde la primera página. En cualquier caso, la confirmación de que estamos ante una autora que merece le dediquemos un hueco en nuestras estanterías
  • En el blog literario El universo de los libros, de Tatty:
  • «Una novela que hay que leer. Si la historia me ha parecido magnífica, la prosa de la autora no se queda atrás. Amelia escribe de una forma maravillosa por lo que disfrutas el doble, conjuga una buena historia con una prosa de calidad. Destaca la capacidad para cambiar el registro según quien asuma la voz narrativa estando la mayor parte de la novela escrita de forma sencilla y clara, con una prosa elegante, cuidada y minuciosa.»
  • En opiniones de Ciao, de Yolanda Rocha:
  • "La novela habla del amor, sí, pero el amor en todas sus facetas: el apasionado de los amantes, el obsesivo y destructor que se convierte en cárcel de dolor, el que nunca puede verse consumado, el que ha de ocultarse, el amor por el arte y por lo que nos hace sentir, el de la familia, el de los amigos… Hay muchas clases de amor en la vida y Amelia descubre sus mil facetas desde sus personajes, mostrándonos un caleidoscopio de emociones pero también de hechos y situaciones. Algunos cambiaron el mundo y otros sólo dejaron su impronta en quién los vivía, pero ahí están, dispuestos a ser contados.
    Leer “La pintora de estrellas” es bucear dentro de las palabras sabiendo que jamás te va a faltar el aire porque cada línea está llena de vida, la misma que llena el alma de los personajes.[...] Conmigo Amelia ha conseguido una lectora fiel de todo lo que escriba y eso, en alguien como yo que soy más de obras que de autores, más de canciones que de cantantes, es casi prodigioso. Si tenéis ocasión no perdáis la oportunidad de dejaros llevar por la magia de su prosa. Paul Eluard decía que “hay otros mundos, pero están en éste”. En los libros de Amelia está la literatura con mayúsculas y todo un mundo por descubrir
  • En el blog literario "La casa de San Jamás", de José Hervás:
  • «En definitiva, muy buena lectura la de esta novela. Recomendable cien por cien.»
  • En el blog literario Once_upon_a_time, de Narayani:
  • «Una grata sorpresa es lo que me he llevado con este libro. De verdad, es muy recomendableUna grata sorpresa es lo que me he llevado con este libro. De verdad, es muy recomendable.»
  • En el blog literario Negro sobre blanco, de Yolanda:
  • «Si con  Escrita en su nombre pude decir que era de lo mejor que había leído en mucho tiempo, ahora puedo decirlo también de   La pintora de estrellas. La maestría con que Amelia nos presenta a los personajes, consiguiendo que les comprendamos y que casi podamos sentarnos a su lado a conversar, es impresionante. Dibuja sus almas con pinceladas tan precisas como las de la propia Elisa en sus cuadros y casi estamos seguros de que podríamos reconocerlos si nos cruzásemos con ellos por la calle».
  • En el blog Reseñando que es gerundio:
  • En el blog literario Momentos de silencio compartido, de Lectora de Tot:
  •  
  • En el blog literario de Dsdmona
  • «Tiene todos los ingredientes para  hacerla una novela muy apetecible a mi gusto lector, tiene misterio, tiene una base histórica, habla de una época por la que estoy especialmente atrapada y además tiene un poquito de amor, no romántico, me refiero a amor/pasión por alguna cosa, en esta ocasión por la pintura, los cuadros y las estrellas.»
  • En opiniones de Ciao, de Campanilla:
  • «La historia nos acerca a la temática de los pintores en las guerras, lo que lucharon por que el arte no se perdiese. Pero también nos traslada a Paris, a Madrid, a Villaviciosa...con unas descripciones de lugares (como la casa azul del abuelo) que son tan especiales que se graban en tu cabeza y no se salen. La manera de contarnos todo, dando saltos hacia el pasado y volviendo al presente, consigue que te enganches, que no quieras dejar de leer porque quieres saber qué es lo que pasa en lo que acabas de dejar atrás. Sinceramente es un libro que le voy a recomendar a todo el mundo. Un libro que entraña muchos sentimientos, y que además están tan bien contados que muchos los haces propios y eres capaz de asustarte, de llorar, de sorprenderte, de reír...y eso es lo que más me gusta de los libros, que transmitan.»
     
  • En opiniones de Ciao, de Cay Oncena:
  • «La novela de La Pintora de Estrellas es como un cuadro al que no le falta detalle. Concretamente, un cuadro impresionista (e impresionante) que tiene dos planos: uno que transcurre en el presente y otro que se desarrolla en el pasado, coincidiendo en parte con la ocupación alemana de París. Dos son los nexos de unión entre ambas épocas: por un lado, el amor gigante entre Diego (el abuelo de Violeta) y Elisa (la pintora de estrellas), y por otro, el amor de Elisa hacia la pintura. Este amor hace que se vea involucrada en una trama urdida por la resistencia francesa y cuyo objetivo es evitar, en la medida de lo posible, el expolio de las obras de arte de los museos y pinacotecas parisinos por parte de los alemanes. Los maravillosos cuadros de Elisa son el ancla invisible del presente en el pasado.»
  • En el blog literario de Matiba (8-6-2014):
  • «Encontraremos grandes dosis de ternura y una prosa cuidadísima, poética cuando procede, ligera cuando la trama lo pide, la escritora sabe medir muy bien los ritmos que va pidiendo su relato. Nos lleva de Asturias o Madrid y París, con saltos geográficos y temporales que en ningún momento nos hacen perder la trama o despistan al lector. El París ocupado se deja ver en la ambientación, pero desde la perspectiva de quien tiene buenos contactos con los alemanes, no pasa hambre y no ve ciertas cosas a su alrededor. En este sentido la novela nos ofrece un París ocupado visto desde otro prisma, nada habitual y en el que han de tejerse relaciones de conveniencia para poder seguir sobreviviendo.
    Una historia de historias que se cruzan, se encuentran, se superponen... y que conforman una lectura deliciosa, que atrapa enseguida y que se lee con una intensa intervención del corazón...»
  • En el blog literario En tus libros me colé, de Carol (19-9-2014):
  • «Amelia escribe con un estilo muy cuidado, detallado, intimista...con unas descripciones de los lugares muy minuciosa y precisa... que te transporta a los escenarios que nos relata, tanto en los paisajes de Asturias como en París, con una narrativa delicada y exquisita....
     Creo que en las distancias cortas, en los diarios de Violeta y en los pensamientos de Diego, es donde la autora demuestra su calidad literaria, está magnífica.»
  • En el blog literario Juntando más letras, de Lidia Casado:
  • «Amelia Noguera ha escrito una novela en la que, como en la vida misma, cabe todo: caben historias de amor y desamor, caben amores mal entendidos, caben obsesiones que no van a ninguna parte, cabe la guerra, cabe el exilio, cabe el maltrato, el calor de la maternidad, el talento, la homosexualidad, el abrirse camino en un universo regido por hombre, la infancia, la madurez, la vejez; el perdón, el olvido, la mentira, la justificación de esa mentira, el pasado, el presente, el recuerdo, los hechos históricos, la ficción, el miedo, el instinto de protección, el amor incondicional, el miedo, el terror de la guerra, la sinrazón nazi, el valor del arte, la entrega, el egoísmo... Y muchos de estos temas y reflexiones se canalizan a través de la mujer, del punto de vista femenino y de la lucha continua de la mujer por encontrar su lugar en el mundo.
       Y ello, a pesar de que hay un equilibrio entre los personajes masculinos y los personajes femeninos, tanto en número como en, digamos, cualidades morales. No todos los hombres de esta historia son moralmente reprobables, pero sí hay hombres que hacen daño a las mujeres quizá porque no saben amarlas, quizá por una concepción egoísta del mundo, quizá por puro machismo, quizá por la visión de la mujer como objeto reemplazable por otro. Pero hay hombres honrados, sacrificados y capaces de entregar su vida entera por una mujer, sea esta su pareja, su hija o su nieta. Y hay mujeres débiles, mujeres fuertes, mujeres que soportan las taras de su pasado, mujeres que matan y que dan la vida. Mujeres que luchan y que sueñan. Y que pintan estrellas protectoras en cielos imaginados a su gusto.
       Creo, por todo ello, que si hay una palabra que pueda definir La pintora de estrellas es equilibrada.»
     http://juntandomasletras.blogspot.com.es/2014/09/la-pintora-de-estrellas-de-amelia.HTML 
"[...], el libro de Amelia Noguera puede parecer otra novela de amor con la IIGM en el trasfondo. Además, no se pueden evitar comparaciones con el bestseller de Carla Montero La tabla esmeralda – dos hilos argumentales, la París ocupada, cuadros por salvar, un gran amor… ¡Cuán odiosas son las comparaciones! Al contrario que la obra de Clara Montero, La pintora de estrellas es una novela compleja, con unos personajes bien construidos, veraces y coherentes en sus actuaciones. Las dos historias descritas son igual de interesantes, sin que una supere a la otra atrayendo toda la atención del lector, como ocurre a menudo en las novelas que utilizan esta estructura (o peor aún: sin que una supere a la otra salvando la novela de ser un bodrio…). La autora no huye de algunos de los grandes problemas de la actualidad como la violencia machista y abusos sexuales de niños, haciéndonos ver qué es lo que sienten y piensan las víctimas, lo destrozadas que quedan sus almas y sus vidas, lo difícil que resulta sobreponerse a esas experiencias horrendas. De hecho, creo que el Diario de un desamor que escribe Violeta para organizar sus ideas y donde plasma su historia de maltrato continuo, de cómo fue lentamente aniquilada como individuo para quedar totalmente sometida a su pareja,  es el relato más estremecedor acerca de la violencia machista que he leído jamás. [...]
 
        Creo que Amelia Noguera nos dará mucho de qué hablar, y, mejor todavía, muchos momentos inolvidables con el libro en la mano deleitándonos con sus historias que atrapan y cautivan, escritas con una prosa elegante y emotiva."
 

jueves, 13 de noviembre de 2014

La macdonalización de la literatura

George Ritzer es profesor de sociología en la Universidad de Maryland, ha publicado varios títulos sobre esta disciplina, y es el responsable del término, tan raro, de la "macdonalización" con el que abro este artículo. Ritzer argumenta que la sociedad macdonalizada se parece a un sistema de "jaulas de hierro" (que decía Weber) en la que todo está sometido a la misma máxima: aquella en la que se basan los restaurantes de comida rápida tipo McDonald. En la gestión de estos simpáticos establecimientos, su regla de oro es lograr estos cuatro principios: la eficiencia, todo debe hacerse rápidamente; la calculabilidad, los productos se producen para la  masa en función de un cálculo; la uniformidad y la capacidad de predicción, nada se deja al azar; y el control a través de la automatización. Es la racionalización máxima del negocio de la restauración. Pero esta forma de organización se puede aplicar también en muchos otros ámbitos de la sociedad.
 
Ritzer afirma asimismo (véase el documental Super Size Me) que los sistemas macdonalizados estructuran nuestras vidas por nosotros. Un restaurante tipo McDonald no necesita una persona creativa al mando, ni sirviéndote la hamburguesa, tampoco necesita una persona creativa que se la coma. Lo único que necesita son hombres y mujeres acostumbrados a las rutinas. A seguir un guión. Personas que busquen comer rápidamente. Y al final el que debería ser el objetivo primario de un restaurante, alimentar a una persona de forma saludable y agradable, termina subvirtiéndose peligrosamente: da igual cómo y qué comas. Y esto se traslada a otras facetas de nuestra vida: decenas de restaurantes siguen esta misma estrategia de organización (¿a cuántos puedes ir donde vives que no sigan el sistema eficaz, rentable y totalitario de una franquicia similar?), los gimnasios en treinta minutos, infinidad de tiendas, Twitter, los grandes supermercados... Incluso el sistema educativo (¿qué es Bolonia sino una forma de aplicar un sistema eficaz, más rentable y estandarizado al ámbito universitario?) o el diseño urbanístico (¿qué son las nuevas urbanizaciones de pisos sino hamburguesas de ladrillo con el mismo diseño eficaz, lucrativo y controlado?) se han amoldado a este tipo de organización.
 
Ritzer sigue argumentando en esta entrevista que la humanidad es en esencia creativa y que estos sistemas tan restritivos y controladores impiden a las personas desarrollar dicha facultad. Bajo su yugo, no podemos ser creativos. Incluso nos acostumbramos a no serlo. Al final, los sistemas macdonalizados pueden terminar reemplazando por robots no humanos a los humanos que por arte de la macdonalización han sido previamente convertidos en robots, cuya diferencia fundamental hasta ahora con la especie humana era, en esencia, la ausencia de creatividad.
 
Quizás sea esta una paranoia de Ritzer. Pero yo no puedo dejar de ver en el fenómeno de la publicación independiente cierta macdonalización. La creación literaria surge como los níscalos en otoño, se crean y se publican las novelas con gran rapidez, del modo más eficiente posible, en algunos casos incluso a un ritmo de hasta tres novelas al año; son creaciones uniformes, ideadas para repetir modelos que funcionan, se crea aquello que se ha vendido: si son Las sombras, cien mil novelas protagonizadas por mujeres a las que les encanta que las sacudan; si es Crepúsculo, veinticinco secuelas con lobos y vampiros enamorándose de jóvenes incautas. En estas obras nada se deja al azar. Y el control está garantizado gracias a la automatización de los sistemas de publicación. Además, lo mismo puede aplicarse a la lectura de este tipo de novelas: compramos a un euro y "consumimos" la novela con rapidez. Parece que se desean lecturas rápidas, que no nos hagan pensar y que solo nos entretengan. Incluso en el II Congreso del libro electrónico llegaron a afirmar, disculpadme porque no recuerdo quién lo hizo, que la forma de leer en ebook, y en Internet  en general, promueve un cambio neuronal que favorece la lectura en diagonal, a saltos, y deteriora la capacidad de centrar la atención. Vamos, que novelas como Guerra y paz están muertas. Por tanto, algunos autores que quieren publicar en digital están empezando a huir de las novelas así, largas y complejas. Cien páginas sencillitas y a otra cosa. Yo creo que se equivocan, que el lector de digital es el mismo que el de papel e incluso más exigente a veces: lee mucho, por eso desea comprar más barato.
 
No sé qué opinarás tú, pero yo estoy de acuerdo con Ritzer: la macdonalización es enemiga de la creatividad. Si eres creativo, te gusta que te sorprendan al comer y también intentarás ser creativo al cocinar. En el mundo de la literatura, la macdonalización tiene igualmente un doble sentido: el máximo creativo debería ser el escritor, pero el lector debe serlo del mismo modo o no apreciará esa creación original. Por eso, porque para mí la creatividad es uno de los rasgos más valiosos de la naturaleza humana, cuido tanto mis novelas. Estudio literatura y escribo lo que deseo, sea eficaz o no. Porque defiendo no hacer de la herramienta el fin, y no pienso permitir que los sistemas macdonalizados que nos están metiendo en jaulas de hierro conviertan mi literatura en un gimnasio de los de machácate en treinta minutos. ¿Puede ser comparable ese tipo de ejercicio a correr por el parque pisando las hojas caídas de los árboles y oliendo a lluvia o a reunirse con los amigos  a jugar al pádel y terminar ante una caña y un aperitivo de los de verdad?

También puede interesarte:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...